El auge de los certificados electrónicos

El auge de los certificados electrónicos

 

La irrupción de la Covid-19 y la revolución de las tecnologías de la información están provocando cambios en las relaciones entre personas y organizaciones. Atrás quedaron el papeleo, las llamadas telefónicas o los montones de papel.

Los certificados electrónicos abren un nuevo abanico de oportunidades para facilitar y agilizar la interacción con la administración pública. Los certificados electrónicos han llegado para quedarse. El año pasado, a raíz del estallido de la pandemia, las notificaciones electrónicas aumentaron más de un 100%. Y la tendencia continúa al alza en todo el mundo. En principio, en 2021 seguirán incrementando un 30% más que el año anterior. Además, se estima que, de cara a los próximos tres años, la inversión mundial en transformación digital aumentará un 15%.

Y España no es una excepción. Tanto la administración pública como las empresas privadas están apostando por Internet como vía de comunicación. Sin embargo, ello no sería posible sin la seguridad que ofrecen los certificados electrónicos o, lo que es lo mismo, la digitalización de nuestras firmas para garantizar la identidad propia en Internet y poder realizar gestiones online con seguridad. Cualquier tipo de certificación digital es una certificación oficial con la que se demuestra la identidad de una persona física o jurídica en Internet. Por lo que, con su empleo, los usuarios evitan desplazamientos y esperas innecesarias propias de la administración pública. Su uso está tan extendido que incluso podrían ser obligatorios a corto-medio plazo. Así lo asegura Teresa Rodríguez, economista y asesora de empresas: “Pasarán a ser obligatorias porque es el camino que ha iniciado la administración. Hay declaraciones informativas que ya no se pueden presentar en papel. A raíz de la pandemia muchas administraciones evitan que la gente acuda físicamente”.

Además, también contribuyen a agilizar el colapso burocrático: “Todo es inmediato, el usuario introduce sus datos directamente en la página en cuestión, por tanto, la respuesta de las administraciones también es más rápida porque disponen de los datos en el acto”.

¿Para qué se pueden utilizar?

Prácticamente para todo. Cualquier interacción con la administración pública puede llevarse a cabo mediante notificaciones electrónicas sin necesidad de acudir físicamente a la sede de ningún organismo. Desde la presentación y liquidación de impuestos hasta la firma electrónica de documentos oficiales, pasando por la presentación de recursos y reclamaciones, la realización de trámites para solicitar subvenciones o cualquier otro tipo de consulta. En el ámbito laboral ha pasado a convertirse casi en una obligación. “Hay mucha gente que todavía no dispone de certificados digitales, pero en el sector empresarial es un error porque van a ir a más. No concibo vivir sin ellos en el plano profesional”, manifiesta Teresa Rodríguez.

¿Dónde puedo utilizarlos?

 El certificado de ciudadano puede utilizarse para realizar trámites con numerosas Administraciones Públicas. A continuación, ponemos algunos ejemplos de ello:

§ Administración Central: En sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), en la Seguridad Social, en la Dirección General de Tráfico (DGT), en la sede electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en la sede del Ministerio de Justicia, en la Dirección General de la Guardia Civil, en el Catastro.

§ Administración Autonómica o Local: En la sede electrónica de los gobiernos autonómicos, en la sede electrónica de los Ayuntamientos

¿Qué ventajas aporta a mi administración?

§ Seguridad: al contrario que el papel, los certificados electrónicos no pueden ser alterados ni modificados. Los sistemas de protección son fiables y garantizan la confidencialidad.

§ Inmediatez: se agiliza mucho el proceso. El usuario introduce antes sus datos, que son recibidos inmediatamente por la administración.

§ Optimiza tu trabajo: se reducen trabajos de administración y se ahorra tiempo. Se evitan largos trámites, entrega de formularios o desplazamientos a organismos oficiales. Por ejemplo, permite recibir notificaciones sin necesidad de acudir a Correos.

§ Libertad de horarios: habilita la posibilidad de realizar trámites en cualquier momento y en cualquier lugar. Además, reducen tiempos de espera y limitaciones horarias propias de oficinas.

§ Economía: con la irrupción de los certificados electrónicos las administraciones se pueden ahorrar mucho dinero en papel y documentación. Ya no hay necesidad de almacenar todos los expedientes archivados.

¿Cómo se obtienen los Certificados Digitales?

Son expedidos a través de Autoridades de Certificación (CA), que son las entidades públicas o privadas encargadas de comprobar las condiciones adecuadas para tramitarlos, revocarlos, emitirlos y vincularlos a sus claves. La CA más conocida en España es la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. En ella se puede solicitar el certificado a través de su propia web, acreditando la identidad personalmente o vinculando las claves con la identidad.

La ventanilla electrónica va ganando espacio

La digitalización de nuestros puntos de venta es indispensable para ser más competitivos. Cada día son más las Administraciones de Loterías que han incorporado una ventanilla electrónica a las formas de gestionar los encargos de sus clientes. Desde hace años, ANAPAL viene defendiendo esta forma de comercialización por parte de los puntos de venta y siempre ha defendido ante SELAE esta opción. Hoy seguimos trabajando en esa línea y hemos creado un grupo de trabajo con administraciones de loterías relevantes de toda España, referentes en este campo, con el fin de compartir ideas para el desarrollo de esta forma de comercialización, y que esta se realice con la máxima garantía y seguridad para el apostante. También hemos contactado con los proveedores de páginas web para hacerles llegar las conclusiones de estos trabajos. §


Acceso a socios

Agenda y Eventos

Acuerdos con Empresas