“Invitaría gustosamente al presidente de SELAE a mi administración para que vea cómo funcionamos”

“Invitaría gustosamente al presidente de SELAE a mi administración para que vea cómo funcionamos”

 

Entrevistamos a Elsa Junquera Fresco, de la Uno de La Felguera (Asturias) quien nos habla de mejoras en los juegos, el futuro del colectivo y le escribe la carta a ‘Papá SELAE’ Por Navidad.

 

Cuéntanos, ¿cuándo comenzaste como propietaria de una administración de lotería?

Mi abuela tenía la concesión de la administración de lote­ría por viuda de guerra. Se asoció con un comerciante de la zona, que regentaba una zapatería. En el mismo local, tenía mi abuela la administración de Lotería y en la parte de arriba había un negocio de plisado de faldas. Sobre el año 1993 se trasladó el negocio a otra calle y entonces fue cuando me traspasaron la concesión. Nos pusieron muchas dificultades, pero gracias a las gestiones de mi padre se logró por fin el traspaso.

Tenía un socio (el hijo del que tenía mi abuela), pero por des­gracia falleció en el año 2016. Fue muy duro para nosotros, porque era casi de la familia. Empecé a llevarlo junto con mi actual compañero y la verdad por ahora nos va bien, viendo el panorama que hay, no me puedo quejar.

¿Cómo ves en un futuro tu Administración? ¿Eres optimista?

Yo siempre soy optimista, puede que para algunos sea un defecto porque trato de ver siempre las cosas por el lado bueno. La Felguera es un sitio pequeño, donde la mayoría de mis clientes son personas mayores que poco a poco van dejando de venir; muchos tienen miedo a salir por el tema del virus, otros por desgracia ya fallecieron. Me muevo mu­cho, llevo lotería semanal a dos restaurantes en Oviedo, y en Navidad voy hasta Villaviciosa y Ribadesella.

Este año durante el confinamiento se me ocurrió poner una web, para ver si podía atraer clientela joven. Aún estoy un poco verde en este asunto, pero poco a poco voy haciéndo­me con ella, haciendo anuncios para redes sociales.

¿Y el futuro de nuestro colectivo?

Ahí has dado con un tema un tanto delicado, la verdad. El problema de esto es que la gente piensa que nosotros ga­namos una pasta, compran administraciones queriendo co­merse el mundo y comerse los clientes de los demás ofre­ciendo comisiones imposibles (me atrevería a decir que ignoran que eso está totalmente prohibido), o suculentos regalos. Hasta que ven que la realidad es bien distinta y comprueban por sí mismos que esto no es Jauja.

Y digo que no es Jauja por­que la realidad es bien sabi­da por todos… las famosas comisiones. SELAE lleva ya casi 17 años sin subirnos el sueldo, veo que cada año trabajamos más para ganar menos y eso es muy duro. Y ni yo ni nadie -me atrevo a decir- ve que SELAE mueva un dedo por nosotros. Inclu­so nos quita clientes que se van a su web, nos quita el 13 por navidad, hace y deshace juegos sin consultar a su red de ventas. Véase lo último que hicieron con El Gordo, que, dicho sea de paso, me parece una auténtica chapu­za.

Así que si seguimos así pues el futuro que veo es que terminemos o cerrando o convirtiendo nuestras admi­nistraciones integrales en re­ceptores mixtos.

¿Por qué crees que la gente mantiene la confianza en las Administraciones de Lotería?

Mucha gente quiere tener en mano su décimo o su pri­mitiva, no se “fían” de lo vir­tual. Aunque este año se vea diezmado por el virus y por el asunto ese del sorteo del año pasado, que ya empiezan a airear algunos medios de co­municación disuadiendo así a mucha gente a comprar lotería.

Pero eso de entrar en una administración y escoger número, o elegirlo al azar, le gusta mucho a la gente y por eso les gusta más ir a una administración.

¿Cómo son los hábitos de la clientela de tu población? ¿Y cómo va la venta por Internet?

Como dije antes, La Felguera está en la zona de la Cuenca Minera de Asturias, la mayo­ría de la población es ya ma­yor. Mis clientes son diarios, ellos prefieren venir todos lo días a hacer un euro o dos de bono loto que hacer una o dos apuestas semanales. Abro a las nueve y siempre tengo gente esperando: los que van a caminar, los que van a hacer la compra, los que van a hacerse “el analís”, incluso me pican a la puer­ta a ver si abro a menos diez (que levante la mano a quien no le haya pasado esto). Son clientes conocidos e incluso vie­nen a la misma hora: está el zapatero de enfrente que viene los martes, está el vecino del portal de al lado que sale todas las mañanas a por el pan y siempre es el primero en entrar, las tres señoras que siempre vienen juntas los sábados (las llamo las chicas de oro), el polaco de las quinielas…

Muchos mayores son reacios a los cambios y lógicamente huyen de internet. La venta por internet por ahora va muy lenta, hasta que dé con el punto y empiece a funcionar de verdad, que seguro que lo haré.

¿Has dado algún premio importante?

¿Un qué has dicho? Ah, es cuando a alguien le toca algo gor­do ¿no? No… no suelo dar muchos premios. Es más, no suelo dar ningún premio. La gente me dice eso de “no das un nú­mero”, “no das un premio”, y yo bromeo diciendo que son ellos los culpables por no poner los números que salen.

Una vez di un quinto premio por navidad, un salpicado, hace doce años (estaba embarazada de mi hija pequeña) pero dio la casualidad que un carnicero de la plaza había repartido por toda La Felguera papeletas del gordo, así que para una vez que doy un premio, la gente ni se enteró.

En otra ocasión hubo una quiniela de 15 de una peña que hacemos de fútbol… pero de eso ya hace cuatro años. Espero ese día a ver qué se siente al dar un premio gordo, y mientras tanto confórmate con el reintegro.

¿Cómo se presenta la campaña de Navidad?

Rara, muy rara… No hubo fiestas de “prao”, ni espichas. Las fiestas locales se suspendieron, actualmente los bares y co­mercios en Asturias están cerrados. Voy al día a día, esperan­do y temiendo una nueva “encerrona”.

El año pasado por estas fechas un restaurante ya había ven­dido toda la lotería (unos 60 billetes) y a día de hoy van por veinte.

Así que este año, la campaña la veo parada. La gente ya no tiene la ilusión de otros años y pierde las ganas de comprar.

Hay que tener en cuenta que hay compañeros que, por or­den de los gobiernos de sus comunidades autónomas, no pueden abrir, y eso es terrible. Muchos nos tememos que nos cierren y tener que devolver abonados, o comernos el 13, que incluso en estas penosas circunstancias (bares y tiendas cerradas) no se puede ni ceder ni devolver.

A pesar de todo, nosotros trabajamos siempre con una sonri­sa para tratar de sacar esto adelante como sea.

¿En sorteos como el de Navidad, realizas intercambios de Lotería con otros compañeros?

Pues desde hace poco hago intercambios. Los felguerinos siempre fueron de culo inquieto, vayas donde vayas siempre encontrarás a alguien de La Felguera. Entonces me dio por empezar a traer “lotería de fuera” (Ponferrada, Arosa, Pine­da de Mar, Zaragoza…) Todos los años cambio de zona. Este año, como nadie pudo marchar de vacaciones, se me ocurrió traer lotería de Benidorm… y voló. Este año también tengo de Sonseca (Toledo) y San Juan del Puerto (Huelva).

Me viene a la cabeza una vez que un señor me pidió lotería de Pineda de Mar (Barcelona) y me dijo “Así ya puedo decir que estuve en Barcelona”.

¿Harías algún cambio en algún juego actual?

Uf, pues sí. En primer lugar pondría un reintegro en el Eu­romillones, la gente no le cabe en la cabeza que acertando las dos estrellas sin tener ningún número acertado, no tenga premio. En la Quinela pondría un horario fijo de partidos, me vuelven loca los horarios de la quiniela que nunca paran de cambiar. Pierdo muchas ventas.

El Gordo… ¿Por qué tuvieron que tocar el Gordo? De haber hecho un cambio, lo hubiera puesto para Miércoles y Domin­go, pero lo que hicieron con el Gordo me parece de Pepe Gotera y Otilio. Los caballos…. aún no sé cómo funciona. Aquí nadie juega caballos (sólo una apuesta o dos porque hay bote). Y por fin la lotería del Sábado y sus famosos sorteos de 15 euros. Esos sorteos sólo los compran los abonados y pocos más. De querer subir el precio de los décimos, yo los pondría todos a 10 euros, menos el de Navidad y Reyes.

¿Por qué eres socio de ANAPAL? ¿Qué ventajas te ofrece?

Creo que hay que ser socio de ANAPAL como de otras aso­ciaciones porque gracias ellas estamos informados de todas las novedades y noticias, así como también estamos aseso­rados en todo momento cuando tenemos algún problema o alguna duda.

La actualización de las comisiones para el colectivo profesional es una de las reivindicaciones más importantes de ANAPAL. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Las comisiones son fundamentales para nosotros. Es nues­tro sueldo, nuestro pan. El caso es que SELAE me da la sen­sación que está jugando con nuestro trabajo, no nos hace caso en ningún aspecto: ni en comisiones, ni en juegos ni en nada.

Tengo la sensación que SELAE tira nuestras reivindicaciones a la basura y luego hace y deshace a su gusto sin tenernos en cuenta para nada; la red de ventas es la que sabe realmente qué es lo que quieren nuestros clientes. SELAE vive gracias a su red de ventas y no me siento valorada -me atrevo a decir que muy pocos compañeros se sienten valorados por SELAE, por no decir ninguno-. Necesitamos algún apoyo por parte de Loterías y Apuestas, empezando por las comisiones que ya va a hacer 17 años…

Si tuvieras al presidente de SELAE cara a cara, ¿Qué le dirías?

Le haría un par de preguntas: ¿Tiene usted alguna idea de cómo funciona una administración de loterías? ¿Tiene usted alguna idea de cómo trabaja su red de ventas? Le invito gus­tosamente a trabajar en una administración de loterías des­de Octubre a Febrero para que vea de primera mano cómo trabajamos durante la campaña de Navidad.

*Entrevista publicada en el Boletín nº 70 


Acceso a socios

Agenda y Eventos

Acuerdos con Empresas